Dieta para la adicción a los carbohidratos

12 octubre, 2013
66
carboUna dieta para la adicción a los hidratos de carbono puede ayudar a las personas adictas a los carbohidratos con el fin de adelgazar y reducir los antojos de carbohidratos.

La dieta consiste en una comida de recompensa diaria, durante el cual puedes comer todo lo que desees y las comidas y meriendas se basan en proteínas y verduras. La adicción a hidratos de carbono es polémica como una condición médica y restricción de carbohidratos puede provocar efectos perjudiciales, según la American Heart Association.

El Pescado, aves, carne roja juega un papel importante en la adicción de hidratos de carbono. Según estudios realizados, los alimentos ricos en proteína magra se animan en todas las comidas y meriendas. Las opciones incluyen pescados de agua fría como el salmón, arenque, caballa, pescado blanco como bacalao, talapia carne extra magra, carne de res, cerdo,  jamón y pechugas de pollo y pavo sin piel.

Evita los elementos empanados en las comidas  ya que contienen grasas saturadas y grasas trans. Para evitar calorías y grasa excesiva, opta por técnicas de cocción saludables como hornear, cocinar al vapor y asado a la parilla en ligeras cantidades de aceite de oliva o canola. Productos lácteos y huevos proporcionan las opciones del menú rico adicionales de la proteína que se adapten a ti. Los más bajos en carbohidratos incluyen huevos, claras de huevo, la mayoría de quesos y crema agria.


Leche, helados, yogur y helado de yogur contienen hidratos de carbono en forma de lactosa que ocurre naturalmente en la leche. Reserva estos alimentos para tu comida de recompensa. Selecciona productos lácteos bajos en grasas más a menudo para evitar el consumo excesivo de grasas saturadas. Puedes disfrutar de huevos hervidos, fritos o revueltos con o sin verduras.

Limitar las yemas de huevo pueden ayudar a mantener tu nivel de colesterol. Podrás disfrutar de abundantes cantidades de vegetales de hojas verdes, pepinos, pimientos, coles de Bruselas, coliflor, brócoli, cebollas, setas y apio en todas las comidas y meriendas, ya que las verduras promocionan la función del sistema inmune y normalizan la digestión.

Las verduras frescas, al vapor, asadas o cocidas dentro de otros platos, como tortillas y sopas de caldo como base pueden ser muy ricos y beneficiosos para tu salud.

Las verduras congeladas y enlatadas proporcionan valiosas opciones secundarias a las variedades frescas. Los almidones y dulces permite la ingesta limitada de alimentos que contienen almidón, como pan, pasta, arroz, cereales, productos de repostería y verduras con almidón, como papas y calabaza. Otros alimentos ricos en hidratos de carbono, tales como dulces, refrescos y helados, también están permitidos.

Similares

Mostrar más



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *